Turismo Rural Tandil

Gardey

Gardey es un pueblo tranquilo aunque dinámico.  Con su ritmo pueblerino, su entorno de sierras bajas y una creciente oferta gastronómica, atrae a numerosos visitantes cada fin de semana, que llegan tras recorrer hermosos caminos rurales.

Tras atravesar el arco que da la bienvenida al pueblo, se encuentra la vieja estación de trenes inaugurada en 1885 con el nombre de Pilar y renombrada diez años después con el apellido de Juan Gardey, quien levantó el “Almacén y Tienda Las Horquetas”, hoy Almacén Vulcano, en una imponente esquina frente a la estación.
Conviene dejar el auto y realizar un recorrido peatonal, observando viejas y nuevas construcciones, llegando hasta el centro cívico, con su plaza, la iglesia de San Antonio y el edificio de la escuela tan antigua como el pueblo, hoy convertida en centro cultural. Mas allá se levantan las ruinas de La Tandilera, una fábrica de lácteos que supo dar trabajo a muchos pobladores de la zona.
A mitad de camino entre Vela y Gardey se encuentra el Balneario del arroyo Chapaleofú, un área verde ideal para compartir un picnic bajo los añosos árboles, deleitándose con el canto de las aves y la música de los pequeños saltos de agua que realiza el arroyo al abrirse paso entre las rocas. Cuenta con sanitarios y proveeduría.
Se encuentra a 26 km. de la ciudad de Tandil, con acceso asfaltado desde la RN 226 y a 20 km. de Vela, por un camino paralelo a las vías del ferrocarril.
Etiquetado en: